Artículo en "la Voz de Tomelloso"

El Arquitecto Nicolás Morales ofrece un servicio de asesoramiento y tramitación del Impuesto de Plusvalías

El profesional asegura que actualmente hay muchos casos en los que se cobra indebidamente el impuesto “porque las propiedades se venden a un precio igual o menor de lo que costaron”

YO.jpg

El estudio de Nicolás Morales Salazar sigue trabajando intensamente en el campo de las tasaciones. El cliente que se acerca al estudio encuentra un gran asesoramiento y un estudio pormenorizado de cada caso que, en los momentos actuales, puede desembocar en no tener que pagar el Impuesto de Plusvalía cuando se vende una propiedad.

 

El arquitecto explica con claridad la labor que está llevando a cabo. “ Cuando se produce una operación de compra venta de inmuebles hay dos tipos de tasaciones; al comprador le cobran el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y al vendedor le aplican el Impuesto de Plusvalías, un impuesto municipal que cobra el Ayuntamiento gravando el incremento del valor que ha tenido esa propiedad desde que la compras hasta que la vendes. Pero ellos no tienen en cuenta lo que cobra la gente en realidad, sino que aplican unas tablas en función del número de años y siempre sale que hay plusvalía. Pero obviamente sabemos que desde la crisis del 2008, a la que añadimos la de ahora, las propiedades han perdido valor y la gente lo vende al mismo precio o menos, y sin embargo, la gente ha seguido pagando esas plusvalías. Esto supone una contracción evidente tal y como reflejó el propio Tribunal Constitucional en una sentencia de mayo de 2017”.

 

 

En base a esta situación, Morales ofrece este servicio en unas condiciones muy ventajosas, “puesto que nosotros nos encargamos de llevar a cabo toda la tramitación con el Ayuntamiento para que la persona pueda recuperar el dinero de un impuesto que, en muchos casos, no tiene que pagar. Si nuestra gestión no llega a buen puerto, le devolvemos el dinero al cliente y lo plasmamos en un papel firmado. Por tanto, no tienen nada que perder a la hora de venir aquí e informarse”, indica.

Asegura el arquitecto que la mayoría de la gente cuando le llega un impuesto, “acude rápido a pagar, le entra pánico, y por supuesto los impuestos hay que pagarlos, pero cuando se den las condiciones objetivas para ello. En la mayoría de los casos, y hablamos de un impuesto que muchas veces supone un desembolso importante, les recuperamos todo y hablo del vendedor. Caso distinto es el del comprador, donde se recupera solo una parte. Por eso tenemos tanto interés en dar a conocer este servicio”. Según explica hay un plazo máximo  de un mes para poder conseguir la devolución.